Sobre mí

Volver al inicio →

Si me preguntas qué es lo que hago profesionalmente, abriré mucho los ojos y te diré “a mi lo que me gusta es curiosear sobre la naturaleza humana”, por este motivo pensé que estudiar filosofía sería lo mas acorde. Tras la carrera, viajar fue mi premisa. En Brasil descubrí de primera mano la educación de calle con el Movimiento Nacional de Meninos y Meninas da Rua, una ONG maravillosa donde los educadores y educadoras, a riesgo de su propia vida, defienden los derechos de las niñas y niños más desprotegidos.

Viví en Alemania y Suiza donde curse estudios de postgrado. La aventura de sentirme extranjera y mujer del Sur, me marcó profundamente. La interculturalidad y las cuestiones relacionadas con las identidades las tengo siempre muy presente y, si me enfurruño en algún debate suele ser por alguno de estos temas.

Pero fué con mis investigaciones de género, donde la paleta de colores de esa curiosidad por la naturaleza humana se amplió. Defender los derechos de las mujeres es imprescindible para defender los derechos de todos los seres humanos. Las experiencias en El Salvador y en Colombia con grupos y colectivos de mujeres, me enseñó la fuerza de las alianzas y el tesón del día a día para llegar a ser protagonistas activas del cambio hacia la equidad.

Emprendí diferentes proyectos como trabajar en la administración pública, fuí Directora de las concejalías de Participación Ciudadana y Cooperación en un ayuntamiento de Madrid. También trabajé en una cooperativa de intervención socio-educativa afianzando los casi veinte años dedicada a la formación y la intervención social con diferentes colectivos, desde los más jóvenes a la tercera edad, para colectivos mixtos, grupos organizados, entidades e instituciones de todo tipo. En ámbitos como educación en valores, la interculturalidad, participación ciudadana, genero e igualdad, resolución positiva de los conflictos y un largo etc.

El trabajo con grupos de mujeres me hizo darme cuenta de cómo nos influye “la industria de la belleza” a todas nosotras (y ahora igualmente a ellos), aunque seamos cultas e inteligentes. La importancia de revalorizar el cuerpo de las mujeres y los hombres, en su diversidad y riqueza, aceptándolo y expresándolo como lo que nos hace ser y sentirnos como somos.

Investigando en estas cuestiones me fui formando en sexualidad e inicié mis estudios de Master en el INCISEX.

Intuía que la sexualidad esta relacionada con la necesidad e interdependencia de las personas y que va mas allá del placer o de realizar ciertas prácticas, o de saber sobre riesgos y enfermedades y, efectivamente mi paleta de análisis se ha enriquecido y los colores son ahora amplios y luminosos.
Actualmente trabajo como sexóloga con hombres, mujeres, jóvenes y adultos llevando la comprensión del sexo y la sexualidad, para poder vivirla, expresarla y compartirla felizmente.

Me siento, ante todo, una mujer que comparte ideas que crecen y transforman.

Volver al inicio →cabecero_024