“NIÑAS Y NIÑOS” DE AINGERU MAYOR Y SUSANA MONTEAGUDO

libro_01

Soy sexóloga y doy sesiones de formación en colegios e institutos, en este caso voy a comentar sobre mis clases con el alumnado más joven.

Para mí es de gran valor poder contar con este material educativo sobre lo que es la riqueza de la diversidad sexual, de los sexos y su relación, de la riqueza en las formas de ser niño y de ser niña.

Más allá de los estereotipos de género, cada niña lo es a su manera, igual que cada niño a la suya. Aquí ya les presento a algunos protagonistas del libro: Maren, Josué, Gael, Amanda, Izadi, Erik, Lluvia, Manel, Elvira…niños y niñas bellas por un montón de cualidades que nos despiertan el interés por la diversidad, distintos pero equivalentes.

No hay maneras exclusivas ni ideales de ser niño y de ser niña. Ellos y ellas se saben peculiares y lo que desean es poder vivir, disfrutar y aprender, teniendo modelos de referencia que les permitan crecer con seguridad y confianza en ellas mismas.

El proceso de sexuación es aquel proceso por el que cada uno y cada una, sintiéndose mujer o hombre, se hace y se asume como tal. Todos tenemos caracteres del otro sexo, porque nada es excluyente ni exclusivo de uno solo, y yo les explico esto mientras les digo:

“Miraros las manos, ¿son sexuadas en chica o en chico? En estas edades casi todas parecen de chicas,

y ¿el pelo?, pelo sexuado en chico o en chica y les pregunto: ¿el pelo largo es exclusivo de chicas? No, muchas chicas tienen el pelo largo pero también algunos chicos lo tienen.

Tener menos vello corporal, ¿es exclusivo de chicas? Puede darse en una mayoría de las chicas pero no exclusivo y así con otros rasgos del cuerpo sexuado. Tener más vello corporal en el caso de una chica no quiere decir que deje de ser la mujer que se siente, o que sea menos femenina.  Así vamos poniendo ejemplos…

Entonces si todo nuestro cuerpo es sexuado ¿por qué fijarnos solo en los genitales para saber si alguien es chico o chica?

Normalmente los genitales concuerdan con el sexo que se siente, pero hay un número de niños y niñas en las que no, y esto forma parte de su propia biografía y de las posibilidades de la diversidad sexual”.

Es entonces cuando les presento a otro y otras protagonistas del libro:

Alai, Mikele, Zuhar,

Después de dar más sesiones en varios días y trabajar más conceptos sobre su propia sexualidad, como por ejemplo: los cambios físicos en la pubertad; la belleza de todos los cuerpos en su diversidad; la intensidad de los sentimientos y su comprensión; la amistad y las relaciones de complicidad; modelos de familia; la importancia de comprenderse y tratarse bien; la relevancia de escucharse y respetarse, la comunicación entre iguales…

Pues bien, cuando llega la última sesión y les comento si me quieren preguntar algo más, entonces hay siempre alguien que me pregunta:

¿Es feliz Alai o Zuhar, o Mikele? y yo digo:

Sí, es feliz, sobre todo desde que pudo ser él o ella misma y presentarse al mundo tal y como se siente.

Entonces entienden y no ven ninguna dificultad en que cada una, cada uno, independientemente de sus genitales, o de sus cromosomas, se muestren y vivan como se sienten: mujeres y hombres con una vida por delante para aprender y disfrutarla, sabiéndose quienes son, como ellas y ellos.

“Cada niña y cada niño es diferente a los demás. Único, única en el mundo. Y tú, ¿cómo eres?” cita del libro Niñas y Niños, Aingeru Mayor y Susana Monteagudo.

Rebeca Juárez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s